Joan Valero

Uomini e santi. L’immagine dei santi nelle Alpi occidentali alla fine del Medioevo

Catálogo de seis exposiciones centradas en el culto a los santos en el antiguo el ducado de Savoya, correspondiente a territorios italianos, franceses y suizos

amazones

amazonfr

amazonit

amazoncom

Descripción

MARIE CLAUDE MORAND; SIMONE BAIOCCO. Uomini e santi. L’immagine dei santi nelle Alpi occidentali alla fine del Medioevo, Officina Libraria, 2013, 240 p.
ISBN: 978-88-97737-13-1 (italiano): 9788897737148 (francés)

Surgido a raíz del vasto proyecto de catalogación y estudio de la escultura entre los siglos XIII y XVI en los Alpes Occidentales, el presente volumen es un catálogo de seis exposiciones temporales centradas en el culto a los santos en antiguo el ducado de Savoya, correspondiente a territorios italianos, franceses y suizos, que se llevarán a cabo durante el verano de 2013 en Turín, Aosta, Susa, Annecy, Ginebra y Sión. Cada exposición ilustra la producción de estatuas de santos y devociones específicas enfatizando las diferencias locales y analizando tanto las prácticas artísticas y religiosas, como la iconografía y la simbología ligada a los atributos -que en el caso de los santos más venerados registra importantes variantes- a través de la comparación con pinturas, obras de orfebrería y tejidos. El Museo Civico d’Arte Antica de Turín y el Musée-Château de Annecy examinan el papel de San Antonio Abad como taumaturgo, en relación con el establecimiento de hospitales en ambos lados de los Alpes; el Museo del Tesoro de la Catedral de Aosta ilustra el culto de los santos “locales” como San Grato y San Urso; el Museo Diocesano de Susa expone materiales sobre los santos relacionados con los pasos alpinos sagrados y el tema del tránsito y el viaje (San Gotardo, San Bernardo, San Cristóbal); el Museo Cantonal d’Histoire de Sion investiga la relación entre la piedad y la devoción con respecto al el culto de San Mauricio y San Teódulo; el Musée d’art et d’histoire de Ginebra se centra en San Pedro, el santo patrón de la ciudad y de la diócesis, y los santos más venerados en el ducado: Barbara, María Magdalena, Catalina y Margarita. La variedad de ubicaciones permite examinar la distribución geográfica de las devociones a ambos lados de los Alpes, y estudiar a través de las similitudes y las diferencias los modos de representación de los santos a finales de la Edad Media.