Joan Valero

Twelfth-Century Sculptural Finds at Canterbury Cathedral and the Cult of Thomas Becket

Reconstrucción de las estructuras del crucero de la catedral de Canterbury, y de la iconografía de su escultura

amazones

amazonfr

amazonit

amazoncom

Categoría: Etiqueta:

Descripción

CAROLYN MARINO MALONE. Twelfth-Century Sculptural Finds at Canterbury Cathedral and the Cult of Thomas Becket, Oxbow Books, 2019, 280 p.
ISBN: 978-1789252309

Este estudio reconstruye hallazgos escultóricos y arquitectónicos del siglo XII, encontrados durante la restauración del llamado Perpendicular Great Cloister of Christ Church, en la catedral de Canterbury, restos de las estructuras arquitectónicas construidas alrededor de 1173.

Propone que estas estructuras, que ejercían una función de separación, proporcionaron privacidad monástica y una peregrinación controlada al altar donde fue asesinado el arzobispo Thomas Becket en 1170.

Las excavaciones en la década de 1990 descubrieron evidencias de un túnel del siglo XII que conduce al lugar de martirio bajo la intersección del crucero occidental. La construcción habría requerido la reedificación de las escaleras del crucero y los jubés que lo flanquean.

Los relieves circulares, que retratan leones, demonios, un “pagano”, judíos y una personificación de la sinagoga, se reconstruyen en el lado sur del cruce como un muro de protección que enmarca la entrada a este túnel. Los cuadrifolios con imágenes de profetas del Antiguo Testamento se reconstruyen como un jubé (rood screen) en el lado oeste del crucero.

En el emplazamiento martirial se propone una estructura con, quizás, la representación escultórica más antigua conocida de Thomas Becket. La estructura del crucero, ubicada detrás del altar de la Santa Cruz, habría proporcionado un enfoque visual durante la misa, las procesiones monásticas y los sermones, especialmente durante la Navidad y la Semana Santa.

La hilera de profetas, apuntando hacia la parte superior, habría funcionado como el equivalente visual del diálogo del “Ordo prophetarum” que predijo el Mesías como prueba para los judíos y otros no creyentes de la redención cristiana.

Los elementos circulares, justo en la esquina del muro sur, pueden interpretarse como la representación del Otro incrédulo y las fuerzas de los malvados que advierten a los peregrinos que busquen penitencia en el altar del recién canonizado Santo Tomás.

Además de esta nueva interpretación, un catálogo razonado y una descripción del descubrimiento de los hallazgos ofrece material para futuras investigaciones. Todos los hallazgos han sido fotografiados por el autor a medida que avanzaba la restauración; se han perdido 16 piezas, lo que hace que algunas de las fotografías inéditas sean evidencia esencial del registro arqueológico.