Joan Valero

Italianismos en la pintura gótica del obispado de Segorbe y Albarracín (1374-1410)

FRANCESC RUIZ QUESADA; DAVID MONTOLIO TORÁN. Italianismos en la pintura gótica del obispado de Segorbe y Albarracín (1374-1410), Retrotabulum, 13, 2014, 55 p.
ISSN: 2014-5616

La influencia de la pintura de los hermanos Serra alcanzó todo el Principado, el Rosselló, Aragón y muy especialmente las tierras de Valencia. En relación con este último ámbito, el presente artículo lo centramos en la pintura gótica italianizante del obispado de Segorbe y Albarracín, ejecutada en el transcurso del tercer cuarto del siglo XIV y primeros años del XV, ya en el periodo del gótico internacional.

Para el obispado de Segorbe y Albarracín trabajó el autor de la magnífica tabla de San Miguel Arcángel de Sot de Ferrer y también el Maestro de Villahermosa, anónimo vinculado a los Serra que destinó sus obras a los tres arcedianatos de su diócesis: Segorbe, Albarracín y Alpuente. En relación con el primer ámbito, pensamos que pintó para su catedral el retablo de santa Bárbara que se conservaba en Castellnovo, mientras que de los otros dos destacan la tabla de la Virgen de la Leche de la catedral de Albarracín, conservada en el MNAC, y el retablo mayor de Santa María de Alpuente, cuyas tablas se custodian en la aldea de El Collado y en el Museo de Bellas Artes de Zaragoza, así como el retablo de la Virgen de la Leche de Xelva. A pesar de la baja calidad fotográfica de las imágenes fotográficas del retablo de Santa Bárbara, damos a conocer las medidas que tuvo el conjunto pictórico y también que su comitente debió ser algún miembro de la familia de los de la Cerda, Cerdá o Cerdán.

La obra más importante de Xèrica, el retablo mayor de su parroquial, fue pactada con Llorenç Saragossa y las primeras noticias de su negociación son del año de 1394. Obra confundida en muchas ocasiones con el desaparecido retablo de la Virgen, san Martín y santa Águeda de la ermita de San Roque, de esta misma localidad, se dan a conocer las medidas de este último retablo y la imposibilidad que ocupase en ningún momento el altar mayor de la nueva parroquial.  Un Calvario custodiado en el Museo del Palacio episcopal de Albarracín, atribuido al pintor Enrique de Estencop, nos permite difundir la documentación que informa de su marcha desde Zaragoza al reino de Navarra.

Una de las joyas que atesora el claustro de la catedral de Segorbe es el retablo de Santa Eulalia y santa Clara, pintado por Pere Serra. En relación con su comitente, el obispo Francesc Riquer, desvelamos que el retablo que encargó a Gérard de Bruyne, de la villa de Diest, en el ducado de Brabante y Juan Duixane, de la villa de Saint-Pourçain (Auvergne), fue destinado a la capilla funeraria del prelado, la dedicada a san Esteban y santa Apolonia en el convento de San Francisco de Barcelona.

La tabla del Abrazo ante la Puerta Dorada del Museo catedralicio de Segorbe, atribuida al pintor Miquel Alcanyís y una de las obras más paradigmáticas de la pintura medieval valenciana, permite cerrar un magnífico recorrido artístico coloreado por los mejores pintores del momento.

Texto: Francesc Ruiz i Quesada, David Montolio Torán

Descargar en PDF del web de Retrotabulum

Deja un comentario