Joan Valero

Reseña: Devocions pintades. Retaules de les Valls d’Àneu (ss. XV i XVI)

ALBERTO VELASCO GONZÀLEZ. Devocions pintades. Retaules de les Valls d’Àneu (ss. XV i XVI), Pagès, 2011, 352 p.
ISBN: 978-84-9975-173-3

El presente libro es un estudio sobre los retablos del valle de Àneu (Lleida) de los siglos XV y XVI. Abarca, por tanto, la producción pictórica de un área muy concreta durante parte del Gótico y el Renacimiento. Con todo, no solo se profundiza en el análisis de estos conjuntos, sino que ahonda en la trayectoria de los pintores que los ejecutaron, así como de los contextos en que vieron la luz. Lo apuntado da como resultado un trabajo que supera ampliamente el ámbito estricto del valle de Àneu, profundizando así en el análisis de la pintura efectuada en otras regiones del Pirineo.

Cronológicamente, el estudio de casos concretos se inicia con una pequeña incursión en el tardorrománico y el caso de un conjunto muy poco conocido fechado en la segunda mitad del siglo XIII, los restos del baldaquino de la iglesia de Sant Pere de Sorpe. Ya entre los ejemplos del primer gótico hay que destacar el análisis de un fragmento de edículo de altar, inédito, de Sant Andreu de València d’Àneu. Ya en relación al gótico internacional, se aborda la figura de Bernat Despuig y el retablo de Santa Ana seguramente procedente de la iglesia de Sant Joan d’Isil (hoy en el MNAC), un aspecto éste, el del origen, que se desconocía por completo. Se aportan novedades, igualmente, sobre la salida de dicha obra de su parroquia de origen, así como sobre las circunstancias de su ingreso en la antigua colección Muntadas.

En época tardogótica en el valle de Àneu destaca el trabajo de un par de pintores formados en el entorno directo de Pere García de Benavarri. Uno de ellos es el Maestro de Vielha (Bartomeu Garcia?), autor del retablo de la Virgen y san Miguel de la iglesia de Escalarre, de quien se publica una obra inédita con la Virgen del Rosario y el caballero de Colonia. Otro de los pintores de dicho entorno artístico es Pere Espallargues, que ejecutó el retablo mayor de la iglesia de Son. Sobre dicho conjunto se aportan interesantes novedades acerca de algunos de sus compartimentos desaparecidos, en concreto, alrededor de las circunstancias de su salida de la parroquia, que tuvo que ver con aspectos vinculados al comercio de arte, el coleccionismo y la Guerra Civil. Otra de las cuestiones que se aborda es la colaboración que el Maestro de Vielha y Pere Espallargues mantuvieron en la ejecución del retablo de Sant Julià d’Unarre, un conjunto del que solamente hemos conservado un fragmento de la predela. Sobre Espallargues, además, se aportan novedades documentales sobre algunos miembros de su familia y el origen ribagorzano de la misma.

En cuanto a las obras del siglo XVI, se presentan dos compartimentos de retablo hallados en fecha reciente en la iglesia de Sant Llorenç d’Isavarre, y que como novedad, se atribuyen a uno de los pintores más destacados, y a la vez desconocido, del siglo XVI en la zona de Lleida, Joan Pau Guardiola, alias Joanot de Pau, natural de Cervera (Lleida). La personalidad artística de dicho maestro la conocemos desde 2002, aunque desde principios del siglo XX diversos autores han publicado documentos sobre su actividad profesional. Con todo, su catálogo de obras se ha ido perfilando en los últimos años, y en el presente libro se da un paso más en este sentido al atribuir a su taller algunos conjuntos del entorno de la Seu d’Urgell y el ya mencionado de Isavarre, así como el de la ermita de Sant Jaume de Timor (Anoia, Barcelona), ejecutado directamente por el maestro y solamente conocido por un conjunto de fotografías que se ha podido localizar en el Arxiu Comarcal de l’Anoia (Igualada).

Otro de los pintores del siglo XVI activos en el valle de Àneu de quien se presentan notorias novedades es el Maestro de Sorpe, autor del retablo mayor de la iglesia de Sant Pere de Sorpe. Nuevamente, se trata de una personalidad artística de reciente creación, a la cual se le atribuyen nuevas obras procedentes de la Pobleta de Bellveí y el retablo de Santa Elena de Cabdella, así como las pinturas murales del presbiterio de las iglesias de Son y Estaron.

En la misma línea, el libro analiza otra de las personalidades más destacadas de la pintura del Renacimiento en Lleida, el autor del retablo de la vida de Cristo de la iglesia de Son, un conjunto solamente conocido por fotografías y del cual se ha localizado una de sus tablas, el Calvario, conservada en la reserva del Museu Diocesà d’Urgell. Se trata de un pintor a quien en la presente obra se rebautiza con el apelativo de Segundo Maestro de Son, y que es afín a la corriente romanista que dominó la pintura catalana a partir de 1530, muy en la línea de las creaciones de pintores como Pere Nunyes. Entre las aportaciones que se efectúan alrededor de dicho maestro destaca la atribución de un retablo procedente de Montanui (Huesca), hoy conservado en el Museu de Lleida, así como del retablo mayor de la iglesia parroquial de Erill-la-Vall, en el valle de Boí, hoy en el Museu Diocesà d’Urgell. Igualmente, se publican dos de los compartimentos desaparecidos de este último conjunto, hoy conservados en el Museu de Lleida. Pasa lo mismo con el retablo de Cubells, hoy en el Museu de Lleida, del cual se ha localizado el guardapolvo en la reserva del Museu Diocesà d’Urgell. Del conjunto de obras del maestro, además, se publican interesantes novedades sobre la cultura gráfica que inspiró sus composiciones, ya que utilizó a menudo grabados de Schongauer y Durero.

Finalmente, es necesario señalar que el libro se adentra en los entresijos de dos temas que no acostumbran a ser abordados en estudios de este tipo, el del coleccionismo y la Guerra Civil, que tuvieron una incidencia decisiva en la desaparición de obras y en la localización actual de determinados conjuntos. Uno de los personajes más interesantes en dichos ámbitos fue el anticuario Josep Bardolet, que a parte de desarrollar su actividad comercial, con preferencia, en los territorios del obispado de Urgell, colaboró con la Generalitat de Catalunya en el salvamento de patrimonio artístico durante la mencionada guerra. Su figura es fundamental para entender la suerte de retablos como el del Espui, que se ha localizado en el Detroit Institute of Arts, o sobre el desconocido retablo de Cerbi, del cual se da a conocer su existencia y la circunstancia de su venta. Estos aspectos se analizan a partir de una treintena de documentos inéditos localizados en el Arxiu Diocesà d’Urgell y el archivo del Institut d’Estudis Ilerdencs, que se publican en apéndice y que dan una idea sobre el gran volumen de ventas que hubo en el Pirineo leridano durante el primer tercio del siglo XX. Entre otros, se analiza el caso del retablo de mayor de la iglesia de Enviny (Nueva York, Hispanic Society of America), autógrafo de Pere Espallargues y fechado 1490, del cual se publican los documentos relacionados con su enajenación.

La obra se presenta con un pórtico de Ferran Rella, presidente del Consell Cultural de les Valls d’Àneu, la institución promotora de la publicación, y con un prólogo de la Dra. Francesca Español, profesora de la Universitat de Barcelona.

Texto facilitado por: Alberto Velasco Gonzàlez

Comprar en Amazon España: Devocions pintades: Retaules de les Valls d’Àneu (segles XV i XVI) (Monografies)
Comprar en Amazon Francia: Devocions pintades: Retaules de les Valls d’Àneu (segles XV i XVI)
Comprar en Amazon Italia: Devocions pintades : Retaules de les Valls d’Àneu (segles XV i XVI)